sábado, 15 de abril de 2017

La interesante epístola "Consejos para un buen gobierno"

La-interesante-epistola-consejos-para-un-buen-gobierno
 En momentos de quietud es cuando el hombre puede ordenar su pensamiento, escuchar lo que dice su espíritu, y tomar las mejores decisiones ante los conflictos que se le presenten en su vida, más aún si tiene la gran responsabilidad de gobernar una nación. Partiendo de esta idea, me parece interesante leer la carta de Ali Ibn Abi Tâlib, dirigida al gobernador Mâlik  Al-Ashtar, Consejos para un buen gobierno, escrito árabe que data más de mil años, y que hoy en día se puede pensar que sus preceptos siguen tan vigentes y tan universales. En esta carta, Ali Ibn Abi expresa sus más sinceros deseos y buenos consejos para que su amigo Mâlik Al-Ashtar pueda ejercer un buen gobierno en Egipto y sus provincias. Todo empieza con un principio fundamental que al parecer suele olvidarse cuando se  está en un ambiente de poder y autoridad, tal vez para muchos sea simplista esta idea o principio, pero incluso en lo simplista se encuentra condensada la verdad: “teme a Dios (...) sobre cualquier cosa”. La palabra temor suele relacionarse con miedo, no obstante su significado va más allá, implica rehusar a hacer algún daño o mal, y en este contexto Ali Ibn Abi desea expresar la importancia de tener respeto, reverencia y obediencia a Dios. De ahí parte todo lo demás; porque del amor que se tenga a Dios, fluirá el amor al prójimo y a ti mismo.

Esta carta está constituida en cuatro (4) partes, que me gustaría detallar a continuación.

La primera parte es una breve introducción; es la intención de Ali de encomendarle una serie de instrucciones a su amigo gobernador, y resaltar la premisa de que cuando el hombre sigue las directivas de Dios y  logra dominar “las pasiones de su alma”, consigue la felicidad.

La segunda parte es un conjunto de acciones que todo gobierno debería aplicar en su nación, independientemente de su creencia religiosa; son instrucciones vinculadas a la justicia en los asuntos de Estado, tales como: sé amable y compasivo con los súbditos; ten una menta abierta y en paz: “haz de tu mente el origen y fuente de buenos pensamientos, buenas intenciones y buenos actos”; no permitas que la vanagloria y el orgullo te dominen; perdona y olvida, sé justo y no usurpes los derechos de la humanidad; adopta “una política que no sea demasiado severa ni demasiado indulgente”, nunca degrades tu dignidad y prestigio, rodéate de gente honesta, piadosa y veraz, que sean consejeros bien intencionados y que busquen el bienestar del pueblo, que no obstruyan tu capacidad para tomar decisiones con firmeza;  permite que tu actitud amable y considerada haga que los súbditos no pierdan la fe en ti. Estos son algunos de los principios que todo gobernador u hombre en autoridad debe ejercer en su mandato.

La-interesante-epistola-consejos-para-un-buen-gobierno

La tercera parte trata de las distintas clases de hombres. Es un apartado bien interesante porque todo  gobernador debe velar por el bienestar de todos: soldados del ejército, secretarios de Estado, jueces y magistrados, funcionarios que mantienen la ley y el orden del país, hombres comunes, los comerciantes y, en especial, hace énfasis en el bienestar del pueblo, de la gente olvidada y hasta despreciada, sin recursos, porque “ellos no tienen ningún apoyo (...) por tanto, tú debes llegar a ellos”.  Es una instrucción que para algunos gobiernos suele considerarse una “carga pesada”, porque ignoran las bendiciones que conlleva este encargo, y tal vez porque estén más enfocados en la vanagloria del mundo: “La causa principal de la pobreza es el deseo de sus gobernantes y funcionarios de amasar riquezas y posesiones (...) temen perder sus puestos (...) quieren hacer las mayores cosas en el menor tiempo posible”.(*)

La última parte es el compendio que contiene las órdenes y prohibiciones para el mejor provecho de Mâlik Al-Ashtar. El autor lo resume en dos categorías de gobernantes: el que es temeroso de Dios, por ende, es sincero, diligente y justo; y el que es un miserable, mezquino y egoísta. En efecto, cada gobernador es responsable de su propia felicidad o infelicidad.

Esta epístola, escrita con gran elocuencia, merece ser leída con una mente amplia, sin prejuicios y sin limitarla a una sola religión o ideología; por lo tanto, les invito cordialmente a reflexionar sobre su contenido, tomar  lo bueno y aplicarlo a cualquier área de su vida, porque el verdadero líder no es aquel que viene a este mundo para ser servido sino para servir a los demás.

Y.G. / Post invitado.

(*) Vale acotar que las citas fueron tomadas de la edición de Elhame Shargh, 2009, publicada por la Fundación Cultural Oriente.

martes, 8 de diciembre de 2015

Caracas en 100 palabras: Cumbre guerrera

Llegó la adolescencia para Juancho y con ella, muchas preguntas. Cerca de la Cota Mil el clima es perfecto, frente al imponente Guaraira purificador del aire. Una tarde patinetera, al final de la vereda, quiso preguntarle a María de la esquina, por qué Caracas. La vieja sonrió, y con la mirada aguarapada y guerrera de india, le dijo al muchacho que esa palabra era grande, que significaba rechazo a la espada extranjera, sucursal del Edén y paraíso asediado, tierra rica acosada por serpientes. Él la miró con desconcierto y ella soltó: lee la historia y aprende a caminar.

Volver al Home

lunes, 7 de diciembre de 2015

Caracas en 100 palabras: Amor complejo

Caracas_en_100_palabras_Amor_complejo
¿Sí eso te molesta tanto, por qué no la dejas?, preguntó al notar lo alterado que estaba su amigo. Le había contado lo extraña que era. Su cuerpo, era como un fresco jardín, un cielo rozado por las colinas de su tosca feminidad. Cuando llegaba del trabajo era insoportable, sus palabras se tornaban escándalo y hasta su sonrisa dibujaba hostilidad. Su desorden, cínico, la abandonaba solo después del baño, y solo entonces recibía sus labios carnosos, su nobleza guerrera, su calor inagotable. Era mi protectora, mi mujer, mi amante salvaje, una virgen piadosa; así es Caracas, y la amo.

Volver al Home

sábado, 28 de noviembre de 2015

Caracas en 100 palabras: Despertar

Caracas_en_100_palabras_despertar

Cuando despertó, la taza de Nescafé y la bola de Pepsi ya no estaban ahí. La fuente parecía un inagotable manantial de vida y el Abra Solar brillaba y giraba con la brisa de enero. Creyó que era un sueño, que su despertar había sido un falso despertar, pero levantó la mirada y vio el majestuoso Waraira, imponente y verde, con su cruz y su magia vigilante, y volvió a dormirse. Abre los ojos otra vez y ve el casco histórico lleno de teatros, librerías y bares. Las campanas doblaron y se dijo: me voy a la calle.

Volver al Home

jueves, 26 de noviembre de 2015

Caracas en 100 palabras: Rafa del Valle

Caracas_en_100_palabras_Rafa_del_Valle

Rafa del Valle había sido galán y también malandro. Prefirió siempre el puñal a la pistola, tocaba boleros con su guitarra y decía que Caracas era una ciudad con doble personalidad. Cada viernes se iba descalzo hasta Chacaito, fumando su tabaco, entre flores de indolencia y esperando la noche. Allí encontraba una Paz sin sentido, sentado en un banco. Yuruani ya está grande, y siempre recuerda cuando su papa llegaba borracho, golpeado en nuevo combate. Le gustaba resistir, perdurar. Yuruani viene con sus amigas por el ancho bulevar, y lo recuerda con amor.

Volver al Home


miércoles, 25 de noviembre de 2015

Caracas en 100 palabras: Ciudad de fuegos raudos

Caracas_en_100_palabras_Ciudad_de_fuegos_raudos

Mientras ella lo hacía yo miraba fijamente por la ventana. Las luces de los motorizados, raudas, podían develar mi silueta a todo transeúnte curioso o cualquier agente de la moral pública. La noche había llegado, endureciendo el anonimato del vehículo, uno en un millón en esta ciudad pistón. Se había esmerado, es verdad; me costaba entender a esa india con nalgas de negra. En los chocolates o en los yogures, más tarde, su sonrisa se hizo delicada, toda elegancia. Eran los nuevos aires del centro, nueva pubertad y un señor emblemático bailando la salsa.

Volver al Home

viernes, 13 de noviembre de 2015

Roberto Malaver: El rezo de John Kelly

Roberto_Malaver_El_rezo_de_John_Kelly
Cinthya Machado Zuloaga tiene declaraciones de prensa y en vivo de la gente de la oposición. Ahora está haciendo un estudio acerca de las contradicciones: “Pareciera que esta gente nació para contradecirse”. Así dice y muestra las declaraciones de varios de esos líderes que no nombro porque estoy seguro de que nadie los conoce. Y sigue: “Antes decían que el cierre de la frontera era porque el presidente Maduro quería suspender las elecciones. Y así se mantuvieron por un tiempo. Ahora tienen miedo de que haya elecciones porque saben que están derrotados”.

El mesonero llega y dice: “Su majestad, aquí tiene su botellita de Agua Evian”. Luego me ve y dice: “Marginal con suerte, aquí tiene su café negro”. Y se marcha de espaldas para seguir adorando a Cinthya.

Y ella continúa con la palabra: “Pero es del rezo de John Kelly que quiero hablarte. Uno no se explica cómo la Conferencia Episcopal Venezolana, que dio unas declaraciones pidiendo que las elecciones fueran más vigiladas por organismos internacionales, no nombró a John Kelly miembro honorario de esa conferencia, sobre todo porque ese hombre nos dedica 40 segundos diarios de rezos, que parece poco, pero para un hombre como ese que se la pasa al frente del Comando Sur de Estados Unidos, es decir, aquí cerquita, pendiente de nosotros, por si acaso vivimos una crisis humanitaria. Yo, desde aquí, le propongo al cardenal Urosa que le dedique también una oración a ese hombre”.

Después dice: “Parece mentira, pero el rezo que mete más miedo en este momento, es el rezo de John Kelly, porque después de ese rezo puede venir lo que Obama llama un bombardeo humanitario. Sin embargo lo que vino fue una violación del espacio aéreo por parte de un avión de Estados Unidos. Y justo ese día había un simulacro de los chavistas para ver si cumplían con el 1 x 10, y estaban esos chavistas como para agarrarlos mansitos, votando”.

Toma un poco de agua y, como siempre, parece un anuncio comercial cuando levanta la mano. Y sigue comentando: “Ahora mi padre, cuando se va a dormir, se detiene antes de entrar a su cuarto, y viendo hacia el techo de la casa, dice, para que lo escuchemos todos: ‘Ruega por nosotros, Kelly, ruega por nosotros’”.

@RobertoMalaver / ÚN

Volver al Home